Carolina M.
(1965, San Salvador - 1988, San Salvador)

Carolina, mujer de luz que guío las primeras veces de su hija e hijo: sus primeros pasos en la arena, las papillas que les preparó con amor, sus primeras sonrisas… Registró todo en fotografías que son ahora la traducción de su presencia, constante y segura desde siempre.

Carolina se marchó muy pronto dejando un enorme vacío. El no recordarla es un camino hiriente pero saber que su alegría contagiaba con paz y tranquilidad a quien estuviera cerca, trae la certeza de que su paso por esta tierra dejó frutos, frutos que siguen creciendo, acompañados, como desde el principio, por su amor trascendental.

“Me hizo falta extrañarte.” Carolina, su hija.

Deja tu muestra de cariño