María de Los Ángeles Hernández Calderón
(1929, San Miguel - 2020, San Salvador)

Se ocupó de su casa, que siempre llenó del amor a su familia. “Sin duda cocinaba con el corazón”, cuenta su nieto Wilmer cuando recuerda que en cada plato iba todo lo que ella sabía, y lo que les iría a transmitir a cada uno de sus hijxs y familia extendida. “Amó a todos sus hijos y luchó por ellos”, la heroína Abuela María.

Los ojos nobles brillan con fortaleza. El sacrificio y la entrega trae la enseñanza de fortaleza. Con la fuerza y la grandeza viene la capacidad de estar allí para otros. La cercanía es tan importante, que nunca se va del corazón. El recuerdo de su pueblo natal, San Miguel, vivió en su dulzura que conservamos.

Deja tu muestra de cariño