Matilde Monge de Menéndez
(1967, Guazapa - 2020, San Salvador)

En la humildad de Mati cabía una nobleza infinita.

Mati siempre enfrentó las adversidades de la vida con una sonrisa. Sus experiencias le daban más fuerza, más coraje, más capacidad para cuidar de los suyos con un cariño inigualable.

El corazón humilde de Mati la llevó por un camino lleno de sabiduría; una sabiduría tan profunda que sus tres hijos y todos sus nietos contemplan aún las diferentes palabras que Mati ocupaba al compartir lecciones que le dio la vida. El hogar que Mati construyó y amó, contiene miles de recuerdos, de momentos en balnearios y celebraciones del día de la madre.

“Fue la mejor mamá, abuela, hija y tía. Dios la tiene con él. Sin su espíritu luchando no fuéramos nada en esta vida”- Su hijo David

Deja tu muestra de cariño